• Nathaly Fernández

15 principios para regir tu vida.


Hace un tiempo que decidí de manera consciente como iba a manejar mi vida para construirla de acuerdo a mis principios y no solamente dejarme llevar por las circunstancias.


Todos tenemos la oportunidad de vivir vidas extraordinarias, pero lamentablemente no las construimos. Desde hace tres años decidí construir mi vida y durante este tiempo recopilé 15 principios con los cuales regir mi vida no importando la situación en la que me encuentre. En la medida que enfoque mi atención a la mejoría de mi vida de una manera consciente, me percaté de la cantidad de tiempo que perdemos, el deterioro de la calidad de nuestra salud, vida y relaciones por causa de la inconsistencia con la que actuamos.


En la medida que lees estos 15 principios o reglas, te recomiendo que subrayes y resaltes todo aquello que te resulta importante para conducir tu mente hacia el verdadero aprendizaje. Descubrirás que es necesario la exposición repetida de estas ideas antes de que se conviertan en parte natural de tu forma de pensar y de ser.


También te darás cuenta que ya conoces algunos de estos principios o reglas, pero recuerda que lo importante no es conocerlos sino practicarlos.


Ten en cuenta que cualquier cambio en nuestra vida requiere de esfuerzo constante. Es posible que lleves toda tu vida comportándote de manera diferente, así que para que estos cambios fluyan de manera natural se necesitará tiempo para provocar un cambio de comportamiento.


1. Me comprometo a hacer las cosas que realmente puedo hacer.


Con demasiada frecuencia decimos que si a todo lo que nos piden los demás. Tómate el tiempo para reflexionar si eso que te están pidiendo hacer será posible, si es de tu interés y si está conectado realmente con tus valores.


2. No pierdo tiempo quejándome, encuentro soluciones.


Se pierde mucha energía culpando a alguien más. Si enfocarás la misma cantidad de energía en encontrar una solución, tendrías varias.


3. Me responsabilizo por mis resultados, cuando las cosas salen bien y cuando no.


Nadie es más responsable que tú para hacerte responsable por tu vida, la forma en que la experimentas, tus logros, fracasos, relaciones, salud, deudas, sentimientos, ingresos, todo eres tú.


4. Mi mayor posesión es mi tiempo, solo lo empleo en las actividades que realmente importan.


La mayoría de las frustraciones de las personas provienen de empeñar su tiempo en las actividades que no le importan a largo plazo. Esto sucede porque no se sabe exactamente lo que se quiere en la vida. Por eso, respóndete:


¿Qué quiero?

¿Soy bueno para esto?

¿Qué necesito hacer para que esto sea posible?

¿Me pagarían por hacer esto?

¿Cómo puedo ser remunerado por esto que se hacer?


Una vez que tengas respuestas a estas preguntas, entonces procura que al menos el 80% de tus actividades estén enfocadas hacia esto.


5. Tengo un don atado a un propósito de vida. Encuentro formas de contribuir al mundo con estos.


Todos los seres humanos han sido premiados con dones. Todos sabemos hacer algo mejor que 10,000 personas. Eso que sabes hacer y que te gusta hacer tiene un propósito, ayudar a mucha gente. Cuando lo haces, llenas una necesidad en ti que se llama "contribución". Forma parte de nuestras 6 necesidades primordiales y ha sido puesta allí por Dios mismo.


Un ser humano feliz es el que sabe para que Dios lo trajo al mundo, vive para hacer esto y con ello ayuda a mucha gente.


6. Llego a tiempo, este es el activo más importante de los demás aunque ellos no lo sepan.


Perdemos muchas cosas, incluyendo el respeto por nosotros mismos y el de los demás por causa de inventar excusas por no estructurar nuestro tiempo de manera que cumplamos nuestra palabra.


7. Cuido mis pensamientos.


De tus pensamientos proceden las palabras. Las palabras se convierten en acciones y las acciones configuran tu destino. Todo comienza en tu mente, así decide a propósito lo que vas a permitirte pensar.


8. Tengo respeto por el dinero.


El dinero siempre será importante y para que este no maneje nuestra vida, ya sea que tengamos mucho o poco, debemos aprender a respetarle. Dios espera que tengamos una relación sana con nuestras finanzas. Para ello necesitarás hacerte más sabio y pensar bien como usarás tu dinero.


9. Dios es un Dios de acción. Yo también hablo menos y obro más.


Si hicieramos todo lo que hemos pensado y luego nos hemos permitido decir, seguro seríamos los mejores seres humanos. Sorprende a los demás de una manera positiva obrando de acuerdo a lo que dice.


10. El futuro se construye con el presente.


La vida es un proceso. Lo que quieres tener y la manera en la que quieres vivir no te caerá del cielo. Tienes que construirla. Procura que tu rutina diaria te guíe a donde quieres llegar.


11. El éxito es producto de las mejorías constantes que te haces a ti mismo.


La Biblia dice en proverbios 4: 4-7,12: "Lo que realmente importa es que cada día seas más sabio y que aumentes tus conocimientos, aunque tengas que vender todo lo que poseas. Valoriza el conocimiento, y tu vida tendrá más valor; si haces tuyo el conocimiento, todos te tratarán con respeto, y quedarán admirados de tu gran sabiduría. Vayas rápido o despacio, no tendrás ningún problema para alcanzar el éxito".


¿Ya sabes para lo que eres bueno? entonces afina tu talento y hazte más sabio todos los días en este.


12. No critico la forma en la que se manejan los demás.


Cada quien está lidiando con su propio mundo y no conoces todas las circunstancias. Si quieres que los demás te traten con excelencia, se tú primero excelente.


13. Las grandes compensaciones de la vida, proceden de dar más de lo que el otro espera.


En los negocios, en las relaciones, en la vida espiritual; mientras más das, mas recibes.


14. Vivo agradecido con mis errores porque me han dado la mejor educación.


No te martirices a ti mismo pensando en lo que has hecho mal. Tus errores te muestran que hay mejores formas de hacer las cosas y has adquirido información nueva que será utilizada eficientemente la próxima vez.


15. No puedo perderme la mejor relación que tengo, así que incluyo a Dios holísticamente en mi vida.


Holístico significa "del todo". No podrás experimentar la mayor satisfacción de la vida y una felicidad constante que habita en ti a pesar de cualquier circunstancia si Dios no es percibido y experimentado por ti como tu todo.


Esto quiere decir que cada cosa que hagas es compartida, monitoreada y aprobada por Dios. Esta es la relación que Él espera que tengas, que sean íntimos. Esta es la mejor relación que puedes tener y es la que prospera las demás.


Esta es la clave del éxito, aprender y luego practicar. Lo que hoy haz leído aquí puede darle un giro a ti vida si te haces responsable por tus acciones.

Nathaly Fernandez

  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2020 Nathaly Fernández